martes, 16 de enero de 2007

Cormac McCarthy. Meridiano de sangre

The RoadDos de los libros que más expectación despertaron en EE UU durante el último trimestre de 2006 fueron Against the Day, de Thomas Pynchon, y The Road, de Cormac McCarthy. Los dos escritores comparten una marcada aversión hacia la fama, especialmente el primero, de cuya existencia apenas da fe una borrosa foto de juventud. Se da la circunstancia, además, de que ambas novelas pertenecen al género fantástico: la de Pynchon -grueso volumen cuya historia se remonta a finales del s. XIX-, en el mismo (des)orden que El arco iris de gravedad; la de McCarthy -post apocalíptico americano de tendencia gore-, desde la más ortodoxa ciencia ficción.(1) Mientras espero a que Tusquets y Mondadori respectivamente (presumo) las traduzcan a la lengua de Cervantes, voy a hacer tiempo dedicándole esta entrada a una de las mejores novelas que un servidor haya leído jamás: Meridiano de sangre, del magnífico Cormac McCarthy.


Meridiano de sangre (Debolsillo)Estamos en los territorios de la frontera entre México y Estados Unidos a mitad del siglo XIX. Las autoridades mexicanas y del estado de Texas organizan una expedición paramilitar para acabar con el mayor número posible de indios. Es el llamado Grupo Glanton, que tiene como líder espiritual al llamado juez Holden, un ser violento y cruel, un hombre calvo, albino, sin pestañas ni cejas. Nunca duerme, le gusta tocar el violín y bailar. Viola y asesina niños de ambos sexos y afirma que nunca morirá. Todo cambia cuando los carniceros de Glanton pasan de asesinar indios y arrancarles la cabellera a exterminar a los mexicanos que les pagan. Se instaura así la ley de la selva, el terreno moral donde la figura del juez se convierte en una especie de dios arbitrario.

Hacen falta agallas para leer Meridiano de sangre. Adentrarse en sus páginas significa exponerse al horror sin ambages, visitar el infierno con el mismo Diablo como guía. Y a pesar de ello, es una experiencia que el lector avezado agradecerá durante el resto de su vida, porque la prosa de McCarthy ilustra esa azarosa singladura con imágenes de sobrecogedora e inolvidable belleza.
Fondo y forma, gótico y barroco, se conjugan para ofrecer una obra de arte que exije un cierto esfuerzo al lector, una nimiedad si se evalúa la magnitud de la recompensa. El dominio que ejerce el escritor sobre el lenguaje irradia puro talento en todas sus facetas, ninguna fácil, ya que McCarthy ha construido con los años un estilo propio, desde el inconformismo y la Meridiano de sangre (Debate)experimentación, que glorifica y vulnera las normas narrativas establecidas a partes iguales. Como sus personajes, el escritor ha forjado su carrera en la búsqueda de nuevos horizontes, y es en esta novela, más que en el resto de sus incontestables obras (principalmente Sutree y las que componen la Trilogía de la Frontera) donde todas las fuerzas confluyen para producir un diamante de imposible belleza.
Los recursos que utiliza el autor podrían servir para elaborar un tratado de construcción literaria. Los diálogos, imbricados en la narración, carecen de signatura propia, se aparean con la acción de forma que los personajes se suman al paisaje, protagonista mayestático del libro. Las frases cortas, aceradas como cuchillos, potencian la acción cuando ésta es necesaria. Como contrapunto, las descripciones cuentan con un sofisticado andamiaje y con un vocabulario tan vasto como la tierra que fotografían. Esa construcción peculiar produce una sensación de exótica coreografía en frases y párrafos, rara característica en una prosa tan densa, tan compacta. El uso de los tiempos verbales escapa también de la norma, pues presente, pretérito y futuro se suceden sin solución de continuidad. Las númerosas metáforas y comparaciones se suman al tenebrismo de la historia para aportar una oscuridad tan terrenal como metafísica.

"Los carroñeros ocupaban los ángulos superiores de las casas con sus alas extendidas en posturas de exhortación como pequeños obispos oscuros."
El lenguaje que utiliza McCarthy es tan rico y poderoso, tan visual, que las imágenes parecen cobrar vida. Consigue en sus descripciones que los paisajes humano y geográfico se confundan entre ellos, dotados, por gracia de su escritura, de una épica y un lirismo que sin embargo son desmentidos por la crudeza de los hechos que se narran. Tal es su poder de persuasión que el lector sensible encontrará belleza en todo ese horror, e incluso poesía en la descripción de ese infierno. Un logro inaudito si atendemos a la historia en sí, pues en este salvaje y visceral western gótico, McCarthy hace parecer, en la comparación, tiernos infantes a la mayoría de escritores del género de terror. Resulta ocioso calibrar la magnitud del mal en una novela cuando el bien jamás está presente.
Meridiano de sangre se muestra demoledora en sus dos interpretaciones, realista y fantástica. La primera apunta hacia una visión crítica del pasado norteamericano. Mucho antes de que el cineasta Clint Eastwood desmitificara la visión edulcorada y heróica con que el medio fílmico había presentado asiduamente la conquista del oeste americano, McCarthy ya había sacado a la superficie una historia paralela a la oficial, varios grados más violenta y, en su pluma, mucho más verosímil. En esta novela, el autor se muestra tan persuasivo, con un conocimiento del escenario tan apabullante, que produce la sensación de haber viajado en el tiempo para describir directamente, desde ese punto de la Historia, una época tan terrible como hermosa.
Esta recreación del pasado salvaje está diseñada como una suerte de bildungsroman perverso. El adolescente protagonista, al que sólo se conoce como "el chaval"(2), recorre el camino del aprendizaje del horror desde una actitud cercana al autismo, aunque con los ojos bien abiertos. Su presencia ejerce de cámara objetiva con la que el lector puede observar desde fuera a Glanton, a sus hombres y al juez, y, sobre todo, admirar el desolado paisaje. Eso permite un distanciamiento con respecto a los personajes que enriquece la perspectiva y que, ante lo depravado de sus actos, se revela incluso saludable. Los horrores con que se topa el chaval se Blood Meridian prologado por Harold Bloommultiplican tras el cruce de la frontera, a la que llega tras un largo viaje por un desierto terrible y fascinante, un paisaje sobrenatural tras el cual se encuentra un país que bien podría ser el infierno mismo.
A partir de ese punto, el reino de lo macabro abre sus puertas: apaches embutidos en pieles humanas, caballos destripados, murciélagos que sorben la sangre de los heridos, árboles decorados con bebés muertos y, finalmente, el juez Holden, guía del Grupo Glanton al que se une el chaval, y junto al que masacrarán indios primero y todo ser viviente que se cruce en su camino después. El escuadrón de hombres recorre esa tierra extraña y terrible y acaba infectado por su maldad. El horror acaba cubriendo a sus componentes de igual forma que la cal del desierto cubre sus rostros y los integra en el infernal paisaje; vivo, oscuro, hostil. Lo que viene a continuación es una Odisea por tierras de sangre y muerte, un viaje sin retorno hacia el mal, errando por tierras ignotas cargadas de atavismos y violencia, volcanes, ciudades fantasmales muertas hace largo tiempo y cementerios indios. El hombre enfrentado al horror y el horror enfrentado al hombre.
Ese viaje no arroja más filosofías ni conclusiones morales que las dimanadas de los discursos del juez, proselitista sin disfraz de la maldad y oscuridad del mundo. Es este personaje, cuya identidad real es fácilmente identificable, quien da un vuelco al significado de la historia y permite descifrar su componente fantástico. La primera aparición de Holden(3) se produce en una iglesia en la que provoca el linchamiento del predicador. Su oratoria se cimenta siempre en un mensaje metafísico desesperanzador, amoral, elogioso con la violencia como sustancia esencial del hombre. El conocimiento que muestra en la fabricación de explosivos mediante el uso de azufre salva al grupo y le permite continuar su viaje sangriento; su paso por los distintos emplazamientos humanos siempre desemboca, sospechosamente, en desapariciones infantiles. Tal es la magnitud del personaje que, a pesar de que el libro se manifiesta como una recopilación de horrores explícitos, nada aterroriza más en su lectura que la escena final, en la cual, tras la misteriosa desaparición de una niña, el juez atrae al chaval al sitio más infecto. Al cerrarse la puerta, la imaginación se abre al espanto, tanto por lo que va a pasar allí como por la sugerida identidad del joven protagonista, que pudiera ser la antítesis bíblica del juez o, tal vez, el lector mismo.
Los dos personajes principales de la novela, el juez Holden y el paisaje, están al servicio de una violencia que infecta al hombre. Es difícil sacar una conclusión moral de una obra que se esencia en la descripción continua del horror y la hostilidad del entorno fronterizo. Ni pontifica sobre el poder del mal ni ofrece moralejas. La intención de McCarthy es pintar, con trazos sublimes, el paisaje oscuro del alma y hacer que el lector se encuentre cara a cara con las tinieblas de la naturaleza humana. Y a fe mia que lo consigue.


All the Pretty Horses




(1) Al contrario que The Road, alabada por todos, la novela de Pynchon ha cosechado tantas críticas positivas como negativas. Entre las segundas destaca el juicio emitido por la siempre terrible Michiko Kakutani en el New York Times, cuya primera frase reproduzco a continuación.
"Thomas Pynchon’s new novel, “Against the Day,” reads like the sort of imitation of a Thomas Pynchon novel that a dogged but ungainly fan of this author’s might have written on quaaludes."
La crítica completa pueden encontrarla aquí.

(2) Sólo una vez se le cita por un nombre en todo el texto, aunque se trata más de un calificativo que de un nombre propio: el juez Holden se refiere a él como Blasarius.

(3) Es imposible, al leer la descripción del juez, no relacionarla directamente con la imagen del Kurtz que Marlon Brando interpretó en Apocalypse Now.

9 comentarios:

  1. Tu exposición de "Meridiano de sangre" me parece de lo más estimulante. No se si diré algún disparate pero tengo la impresión que H.P.Lovecraft hubiera disfrutado de lo lindo con esta novela. Por otra parte,aunque no he tenido todavía la fortuna de leer The road ( creo que llega a España en septiembre )no me ha sorprendido el contexto donde se desarrolla, ya que los elementos que aborda son una constante a lo largo de su carrera.

    ResponderEliminar
  2. Al final, tal como presumía, la edita Mondadori, y como bien dices, en septiembre. La novela se desarrolla, como casi toda la literatura de McCarthy, en territorio fronterizo, aunque en este caso a uno de los lados está el infierno. En cuanto a si el bueno de Eich Pi El la habría disfrutado, no lo sé. El horror contenido en Meridiano de sangre no responde a elementos o criaturas tangibles. Su oscuridad es más espiritual que materialista, que era el palo que más le iba al de Providence, así que vaya usted a saber.

    ResponderEliminar
  3. creo que el escritor que hubiera disfrutado enormemente "meridiano de sangre" e incluso la última obra del gran mccarthy "no es pais para viejos" es Joseph Conrad, el autor de "el corazón de las tinieblas", ya sabeis "... el horror, el horror ...".

    ResponderEliminar
  4. Por el lado que citas, más Meridiano de sangre que No es país para viejos. De hecho, ya digo que la imagen visual del juez Holden se corresponde con la del Kurtz de Brando en Apocalypse Now, así que supongo que el mismo McCarthy era consciente de sus referentes. La segunda bebe más de la novela negra tradicional y en ella se nota un cierto cambio de estilo, menos barroco, que según he leído parece haber culminado gloriosamente en The Road. Aunque, por otra parte, Conrad tampoco fue ajeno a este tipo de literatura.

    ResponderEliminar
  5. No he leído "Meridiano de sangre", pero hace unas dos horas he terminado "La carretera". Había leído hace unos meses "No es país para viejos" y me había resultado muy interesante aunque un poco agobiante el ambiente y las situaciones. Esta es más agobiante aún, pero me ha fascinado. Merece la pena dejarse agobiar por una historia tan bien contada. estoy deseando ver la versión cinematográfica de "No es país para viejos" Espero que no me defraude demasiado.

    ResponderEliminar
  6. En otra entrada doy mi opinión sobre "La carretera". Es un simple comentario, muy breve, que espero alargar en una crítica en condiciones algún día que pueda. Es una novela maravillosa, pero como bien dices, extenuante por su desolador contenido. McCarthy ha perfeccionado esa concisión y falsa sencillez de la que ya dio muestras en "No es país para viejos", novela que, coincido también contigo, no es en absoluto redonda como sí lo es "La carretera", con la que "Meridiano de sangre" comparte bastantes cosas, pero de la que también se diferencia en otras, principalmente por el estilo barroco y pleno de arcaicismos de esta última.
    En cuanto a la película de los Coen, te recomiendo, casi te ruego, que la veas en VOS, porque lo que le han hecho a Bardem es en el doblaje es comparable a un crimen de Estado.

    ResponderEliminar
  7. He terminado Meridiano de Sangre hace un mes y todavía siento el regusto de su lectura.
    Te felicito por el comentario que es lo más incisivo y acertado que he leido sobre la Novela.
    Después de leerla uno siente el valor de la palabra como instrumento descriptivo, fotográfico del paisaje y de los personajes.
    El primer libro que leí de Mccarthy fue la Carretera la historia de un viaje lineal a un destino (el mar) sin esperanza posible; Meridiano de Sangre es la historia de un viaje circular en un territorio fronterizo. La frontera del mal. Una historia cerrada sobre si misma, donde la crueldad se presenta como algo necesario, físico y natural. Crueldad de la naturaleza y crueldad de los hombres, en un territorio en el que no es que no exista la ley, sino que la ley es la de la propia crueldad. Vida, crueldad y muerte (todos los miembros del grupo mueren menos el Juez Holden y el chaval) son parte de un mismo viaje, un viaje sin destino ni fin más allá de una frontera donde la maldad es amoral.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6/6/11 18:20

    Magnifico comentario.Una GRAN novela;con mayusculas.Para mi de las mejores, quizas la mejor, de todas las de McCarthy y las he leido todas.Una mencion especial merece la traduccion al castellano por parte de Luis Murillo,traductor habitual de MacCarthy.Debemos agradecerle el magnifico trabajo que ha hecho ya que nos permite apreciar en toda su dimnsion la grandeza de la obra

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto, la traducción me parece formidable. Uno de los elementos que convierte a esta novela en algo tan fascinante es el amplísimo vocabulario, repleto de términos antiguos. Muy Melville, muy Faulkner. Murillo ha sabido rebuscar en todos los diccionarios para conseguir provocar la misma sensación que el original.

    ResponderEliminar